CasasUru – CasasUru convierte inquilinos en dueños

CasasUru convierte inquilinos en dueños

proyecto_loslaureles_render_1La empresa está construyendo unas 300 viviendas sociales en Salto, Paysandú y Ciudad de la Costa. La financiación del Banco Hipotecario permitirá a los interesados acceder a casas nuevas por cuotas accesibles.

Hace unas semanas los directivos de CasasUru se reunieron con el intendente de Paysandú, Bertil Bentos, para hablar de su proyecto. A la salida, y de sorpresa, los abordó la prensa local para preguntarles sobre las viviendas sociales que comenzarán a construir este año en el departamento. A las pocas horas de conocida la noticia, los teléfonos de CasasUru empezaron a sonar.

Las personas querían saber cómo podían hacer para acceder a una de esas viviendas. “Todos los días nos llama gente. Ya tenemos una lista de 25 personas en Paysandú y todavía no estamos haciendo la venta”, comentó sorprendida a Café & Negocios la directora comercial de CasasUru, Carolina Bellenda.

Es que la vivienda social, dirigida a la clase media es uno de los grandes debes que tiene Uruguay y una solución que los inversores privados están comenzando a ofrecer atraídos por los beneficios que brinda la ley de vivienda social, impulsada por el gobierno, que entró en vigencia en 2011.

Este es el caso de CasasUru, una compañía desarrolladora –nacida en 2011– enfocada en construir soluciones habitacionales para segmentos de ingresos medios de la población.

Los clientes puedan acceder a una financiación del Banco Hipotecario con cuotas muy accesibles. La idea es que el monto que hoy paga de alquiler pueda capitalizarlo y más adelante comprar su casa. “Buscamos convertir inquilinos en dueños”, resumió Bellenda.

CasasUru es una compañía de capitales americanos que ya tiene otros desarrollos en el mercado inmobiliario de Uruguay (ver claves), Argentina y Estados Unidos.

En diciembre, la empresa ya comenzó a construir viviendas sociales en Salto y en las próximas semanas lo hará en Paysandú y Ciudad de la Costa. Todas quedarán terminadas antes de fin de año.

Con la mira en el interior

CasasUru comenzó su actividad comprando terrenos en distintos puntos del interior del país. En este momento tiene un total de 10 predios y 30 hectáreas.

El primer proyecto, ya en construcción, se localiza en Salto. Allí se emplazará el barrio Los Laureles, que tendrá en total cuatro manzanas. En las próximas semanas se inician las obras en Paysandú y Ciudad de la Costa. En total, este año se construirán 300 viviendas. El próximo año 700 y en 2015 unas 1.000 casas. El plan de negocios de la compañía es a cinco, por lo que en 2016 y 2017 la empresa planea construir 1.000 casas más por año.

Todas las viviendas serán en el interior del país. No está en la agenda de CasasUru llegar a Montevideo, donde otros empresarios ya están haciendo edificios con apartamentos (no casas) bajo la ley de vivienda social, comentó Bellenda.

La ejecutiva explicó que la compañía desarrolla casas con un concepto de barrio. Se edifican decenas de casas en varias manazas. “Son barrios con espacios verdes y seguros, donde hay una barbacoa para uso de todos. Tienen caminos internos para salir a correr y plazas para que los niños anden en bicicleta”, dijo.

Las casas –de construcción tradicional y con materiales aprobados por la Agencia Nacional de Vivienda (ANV)– tienen dos y tres dormitorios y pueden ser en planta baja o dúplex. “Son casas modernas, bien distribuidas y con mucha luminosidad”, agregó.

Financiando futuro

Una de los mayores atractivos de la propuesta de CasasUru es el financiamiento. Bellenda explicó que el cliente, por ejemplo, podrá acceder a un crédito del BHU que habitualmente financia un 80% del inmueble, por una cuota mensual de $ 8.400. Ese monto “es un alquiler que hoy paga todo el mundo” en el interior, llegando incluso a pagar hasta $ 11 mil, puntualizó.

Si la entrega que puede hacer la persona es menor al 20% que exige el BHU, CasasUru financia la diferencia. “Quizá la cuota en los primeros cinco años será de
$ 10 mil, con eso completás la entrega y después seguís solamente con la cuota del banco”, explicó.

Destacó que otra de las opciones novedosas que ofrece la empresa es el alquiler con opción a compra. “El pago del alquiler incorpora un componente de pago de capital a cuenta por la casa, entonces cuando el cliente pueda acceder finalmente a un crédito bancario” puede hacer que su alquiler sea tomado como parte del pago de la compra total. “Es una forma de no estar tirando el alquiler”, razonó.

Una ley que gana adeptos

Actualmente la ley de vivienda social está resultando muy atractiva para los inversores privados, quienes logran acceder a una serie de beneficios impositivos que los anima a invertir sus dólares en emprendimientos sociales de este tipo.

Bellenda destacó la devolución del IVA y la exoneración del pago del impuesto a la renta por varios años. En caso de que el inversor compre una casa para después alquilarla, durante los primeros 10 años no paga impuesto al patrimonio, por ejemplo.

También ponderó los beneficios para los compradores, quienes podrán acceder a casas nuevas de dos y tres dormitorios por menos de US$ 100 mil. “Eso hoy en el mercado es imposible, no hay casas nuevas por menos de ese valor”, dijo. Además también están exonerados del pago de impuestos al momento de la compra.

Consultada sobre a qué departamentos planea seguir expandiéndose CasasUru, la ejecutiva adelantó que están manejando la posibilidad de hacer barrios en Mercedes y San José.

CLAVES

Grupo. CasasUru es propiedad de un grupo de capitales americanos que también está construyendo Art Carrasco, un complejo de oficinas en Avenida Italia, cerca del puente de Carrasco.

Clase media. CasasUru pone énfasis en que se trata de casas nuevas dirigida a capas medias y no a sectores de ingresos bajos. “Tampoco somos una cooperativa”, aclaró Carolina Bellenda.

Local. Para la construcción de las viviendas, CasasUru contratará mano de obra local para los proyectos que tiene en cada departamento.