CasasUru – El arte del Bonsái en tu propio hogar

El arte del Bonsái en tu propio hogar

El arte del Bonsái en tu propio hogar

Te mudaste a tu propia casa, a tu hogar. Estás pensando en diferentes tipos de plantas para la decoración. Y seguramente has visto, incluso en algunos supermercados, los clásicos Bonsái.

¿Son fáciles de mantener? ¿Cuántas variedades hay? ¿Cómo se los debe regar?

Si te gusta la idea de usar uno o varios de estos adorables árboles miniatura, esta guía te servirá para iniciarte en el arte del Bonsái en tu hogar. Y, por qué no, hasta convertirse en tu hobby preferido.

¿Dónde se originó?
Es normal que se asocien los Bonsái con Japón. Sin embargo, su origen se remonta unos dos mil años… en China. Allí, eran un objeto de culto de los monjes taoístas, que consideraban a los Bonsái como símbolos de la eternidad y un puente entre lo divino y lo humano.

Hace unos 800 años atrás, el arte del Bonsái fue llevado a Japón.

¿Cómo se logran árboles tan pequeños?
Los Bonsái no están modificados genéticamente. Su tamaño y forma se obtienen a través de una cuidadosa poda del tronco, las hojas y las raíces. Esta tarea dependerá de cada especie de árbol.

¿Cuánto puede vivir un Bonsái?
Si se lo cuida correctamente, un Bonsái tiene aproximadamente la misma expectativa de vida que un árbol de su misma especie.

¿Qué especies pueden ser Bonsái?
Normalmente, cualquier tipo de árbol o arbusto puede ser cultivado como Bonsái. Los aficionados a este arte prefieren las especies que ya de por si en forma natural poseen hojas pequeñas y que sean resistentes al cultivo en macetas.

Por ejemplo, se usan habitualmente las siguientes especies: Arce, Pino silvestre, Olmo, Azalea, Higuera, Olivo, Enebro, etc.

¿Qué tamaños estándar existen?
En general, el tamaño es lo que permite clasificar a los Bonsái. Pueden crecer desde unos pocos centímetros hasta poco más de un metro (aunque no es habitual que se cultiven tan altos).

  • Miniatura: por debajo de 15 centímetros.
  • Pequeño: de 15 a 30 centímetros.
  • Mediano: de 31 a 60 centímetros.
  • Grande: más de 60 centímetros.

¿Cómo se realiza la poda?
Para la poda de un árbol Bonsái se deben utilizar herramientas muy precisas (por ejemplo, tijeras de doble filo específicas para esta tarea) y contar con mucha paciencia.

Hay dos tipos de poda:

La poda de mantenimiento, que permite ir dándole forma al Bonsái y acentuar el estilo y el diseño que le queremos dar. Para esto se podan las ramitas cuando tienen unos 8 pares de hojas, cortando por encima de los 2 o 3 primeros pares de hojas. También se deben quitar las hojas amarillas y los brotes que tenga el tronco del árbol.

La poda de formación, que consiste en podar en forma drástica el Bonsái hasta darle la forma final buscada.

Cada 2 o 3 años, cuando la tierra de la maceta se agota, es necesario trasplantar el Bonsái, dependiendo de la especie de árbol y la situación en que se encuentre el mismo. En este momento es que se deben podar las ramas nuevamente y recortar parte de las raíces de sostén (las de mayor tamaño).

Manos a la obra!
En resumen, el arte del Bonsái es un excelente método para decorar tu hogar. Y, con el tiempo, hasta puede llegar a convertirse en tu nuevo hobby, una verdadera pasión.

Te dejamos a continuación una galería de fotografías de Bonsái. A disfrutar!